Atención a un tsunami llamado Cloud Computing

Martes, 24 Noviembre 2015 00:00

Atención a un tsunami llamado Cloud Computing

Escrito por 
Valora este artículo
(0 votos)

cloud-645x250

El término nació en Estados Unidos y cumple casi veinte años, pero es ahora cuando está teniendo un mayor impacto en la forma de trabajar de muchas empresas.

En 1996 un grupo de ejecutivos de Compaq Computer acuñaron el término cloud computing. Su visión era clara: en lugar de tener todos los sistemas informáticos, programas y archivos en un ordenador o servidor propio, ¿por qué no almacenarlos en equipos de terceros y acceder a ellos en remoto? Ni ocuparían memoria de los equipos, ni sería necesario tanto gasto en mantenimiento informático. Además, se podría contratar en cada momento la capacidad necesaria, y evitar derrochar recursos.

Para los padres de la informática en la nube, parecía evidente que ésta era una tendencia de futuro. Lo que quizá nunca imaginaron es que ese futuro estaba tan cerca y que podría impactar de tal manera en la vida diaria de las empresas y de la gente. Hoy la nube es un término más o menos conocido que tiene un inmenso potencial para impulsar el crecimiento del negocio de cualquier empresa y que es especialmente interesante para las pymes, que pueden ahora acceder a herramientas y soluciones, hasta hace poco, sólo al alcance de grandes presupuestos.

LA NUBE PERMITE EL PAGO POR USO Y QUE LAS EMPRESAS SE EXPANDAN EN MINUTOS SIN INVERTIR MUCHO

Hoy, no sólo ficheros y aplicaciones, sino también infraestructuras y procesos se pueden llevar a esa nube, que en realidad no es más que una red externa. "El cloud es hoy algo habitual, que está en la estrategia de las empresas en mayor o menor medida porque todas han entendido sus beneficios", asegura Guillem Veiga, country manager en España de Amazon Web Services, que los resume así: "Cada cliente tiene sus razones para ir a la nube, pero fundamentalmente lo hacen por agilidad, porque permite el pago por uso y no necesita inversión en recursos propios, por su elasticidad, porque facilita que cualquier empresa pueda expandirse globalmente en minutos, y porque les permite olvidarse de la infraestructura informática y centrarse así en el negocio".

Hasta aquí, las ventajas básicas que ofrece la nube. Ahora bien, la externalización plantea dudas en cuanto a la seguridad y privacidad de los datos. De ahí que surja una disyuntiva: ¿cloud público o privado? "Depende de las necesidades de las empresas, pero el futuro pasa por una fórmula híbrida", afirma Antonio Albarrán, arquitecto de soluciones SDI de Intel Corporation en una mesa redonda organizada por H+K Strategies España.

Cloud-Computing3

¿PÚBLICA O PRIVADA?

La nube pública es la más conocida (y económica): la información se cede a un proveedor online de servicios, y se puede acceder a ésta a través de Internet. Generalmente se paga por uso. La opción privada es más compleja. Aquí, el proveedor del servicio puede ser tanto interno como externo; lo importante es que la infraestructura es de uso exclusivo para la compañía. La principal ventaja con respecto a la forma tradicional de trabajar es que permite desplazar cargas de trabajo entre servidores y así solventar mejor los picos de demanda. Es también una modalidad idónea para empresas que manejan información sensible o que están sujetas a normativas estrictas.

EL 60% DE LA EMPRESAS USA LA NUBE, PERO SÓLO UN 1% TIENE UNA ESTRATEGIA SÓLIDA

"Hay datos que no se pueden sacar del país por regulación, otros que a las empresas no les interesa que salgan de sus servidores, algunas compañías necesitan manejar tal volumen de datos que sería imposible que los alojaran en una sola máquina... Lo mejor es apostar por un sistema híbrido", afirma Albarrán, que se suma así a Javier Martínez, director técnico de NetApp Iberia.

El proceso de adopción del cloud es paulatino, y requiere de importantes cambios culturales y tecnológicos. Según la consultora IDC, cerca de seis de cada diez organizaciones utiliza la nube. Sin embargo, sólo el 25% ha alcanzado cierto nivel de madurez en su utilización y únicamente un 1% tiene una estrategia sólida en el despliegue de esta tecnología. "A la gente y a las empresas les cuesta cambiar. La gestión de los datos es delicada", confirma Martínez, para explicar el proceso lento de adopción de esta tecnología.

Una de las empresas que ha movido toda su infraestructura al cloud es Schibsted Spain (dueña de la extinta Segundamano o Fotocasa). Su responsable de tecnología, Albert Sellarès, apunta a que "no es un paso definitivo. Aspiramos a ir a una solución híbrida porque también creemos que es el futuro, pero requiere una inversión que, de momento, no vamos a abordar". Seguramente ésta es la estrategia que llevarán muchas empresas en el futuro, de ahí que el negocio del cloud computing tenga mucho recorrido. "El tsunami no ha hecho nada más que empezar", concluyen los expertos.

LO QUE LA 'NUBE' PUEDE HACER POR NOSOTROS

- Ahorro. El 50% de las empresas dice que la 'nube' les ha permitido ahorrar. Es la llamada democratización de servicios, que han permitido empresas como Amazon Web Services.
- Análisis. El 'cloud' permite acceder a datos desde cualquier lugar y en cualquier momento. El análisis de los mismos es esencial para que las empresas den respuestas a sus clientes.
- Social. La 'nube' permite compartir información. Un ejemplo: los médicos tienen acceso a los diagnósticos de miles de pacientes y conocen cómo han funcionado los tratamientos.
- Smart. Los objetos conectados a la 'nube' son 'inteligentes'. Un ejemplo es CityTouch, tecnología utilizada en Londres o Praga, que permite gestionar el alumbrado de una ciudad.

 

Autor: Emelia Viaña y Elena Arrieta

 

Fuente: Expansión

Visto 3035 veces Modificado por última vez en Martes, 24 Noviembre 2015 10:51
+34 902 027 564
info@cobusiness.es
Caucho 1,Edificio 2000 PCTH
21110 Huelva, España

Delegaciones en Sevilla, Madrid y Barcelona

Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

POLÍTICA DE COOKIES

Las cookies constituyen procedimientos automáticos de recogida de información relativa a las preferencias determinadas por un usuario con el fin de reconocerlo como usuario recurrente y personalizar su uso y facilitar una navegación más rápida.

El usuario consiente que el servidor en el que está alojada la Web utiliza cookies con la exclusiva finalidad de administrar los programas de la Web y facilitar su navegación.

COBUSINESS utiliza:

Cookies propias: válidas únicamente el tiempo que dure una sesión activa en la Web y permiten la navegación a través de la misma y la utilización de las diferentes opciones previstas al efecto.

Cookies de terceros: uso de Google Analytics para el seguimiento y análisis del comportamiento del usuario durante el tiempo previsto por Google al efecto.

El usuario puede configurar su navegador para aceptar o rechazar por defecto todas las cookies y/o para recibir un aviso de la recepción de cada cookie y decidir en ese momento su implantación o no en su equipo. El usuario podrá, en cualquier momento, elegir qué cookies quiere que funcionen en este sitio web instrucciones para distintos navegadores:

Explorer: http://windows.microsoft.com/es-es/internet-explorer/delete-manage-cookies
Chrome: https://support.google.com/chrome/answer/95647?hl=es
Firefox: https://support.mozilla.org/es/kb/habilitar-y-deshabilitar-cookies-que-los-sitios-we
Safari: http://support.apple.com/kb/ph11920