Wearables implantables que pronto llevaremos en el cuerpo

Viernes, 20 Marzo 2015 00:00

Wearables implantables que pronto llevaremos en el cuerpo

Escrito por 
Valora este artículo
(0 votos)

Se llevarán dentro del cuerpo, pero se comunicarán con el exterior a través de un teléfono móvil o dispositivo externo. Prometen revolucionar la salud.

Si wearable es sinónimo de lo que se lleva puesto, los implantables serán los más puros, pues los llevaremos dentro del cuerpo. Ésos son, precisamente, la última tendencia y los nuevos retos en tecnologías de la salud. Un páncreas, por ejemplo, ya está siendo probado por la Universidad de Boston, en EEUU, como un órgano biónico compuesto por un sensor que se comunica constantemente con el smartphone vía app para monitorizar los niveles de azúcar en sangre de los diabéticos. Esto podría tener su uso aplicado a otros órganos para detectar enfermedades de forma temprana.

chip-implante

En Londres, mientras tanto, un grupo de científicos está desarrollando cápsulas ingeribles que monitorizan los niveles de grasa en pacientes obesos y recopilan información genética sobre lo que les hace sentir “llenos”, lo que se postula como una gran alternativa a la cirugía gástrica. Siguiendo con wearables orales, el proyecto Proteus de investigadores británicos está desarrollando ciberpíldoras con microprocesadores que se comunican con el médico para informarle de si el paciente está tomando correctamente la medicación y si ésta está surgiendo el efecto esperado.

Pero, a veces, todo lo que nos ocurre lo llevamos tatuado en la piel. No hace mucho que la Universidad de California anunció que está trabajando en uno que utiliza la corriente eléctrica a través de un sensor flexible para medir la glucemia de los diabéticos varias veces al día.

Otras veces, toda la información que pasa por nuestro cerebro también puede verse recogida a través de un ordenador conectado a él. Es lo que ha hecho la Universidad de Brown en un proyecto llamado BrainGate: “usando un surtido de electrodos implantados en el cerebro del tamaño de una aspirina para bebé, las señales neuronales pueden ser decodificadas por una ordenador en tiempo real y usadas para operar dispositivos externos”. La utilidad tanto para personas sanas (navegar por Internet con la mente, por ejemplo) como personas con movilidad reducida, como una mujer que logró mover un brazo robótico con la mente . Por ello, no es de extrañar que el mismísimo fabricante Intel lo vea como un potencial de aquí a 2020.

GOOGLE Y, MICROSOFT: LOS GRANDES PONEN EL SOFTWARE

Como siempre, las grandes compañías son quienes más dinero pueden invertir y, de hecho, lo están haciendo en salud. Así como Google lleva tiempo trabajando en sus nanopartículas contra el cáncer, capaz de circular por la sangre en un cuerpo humano y detectar los primeros síntomas de la enfermedad.

big data health

Bill Gates también quiere competir desde Microsoft en materia de salud. Su Fundación patrocina un proyecto del Massachusetts Institute of Technology (MIT) para crear un anticonceptivo femenino implantable. Consiste en un chip que va dosificando una hormona contraconceptiva desde el interior del cuerpo y que tiene puede durar sin reemplazarse durante 16 años. Desde el MIT dicen que la implantación no es más invasiva que un tatuaje y que “la facilidad de encender y apagar el dispositivo genera un cierto factor de conveniencia para aquellos que están planeando tener familia”.

Más allá de la monitorización de la salud “cotidiana”, del estilo de vida y del fitness, los dispositivos “vestibles” y, cada vez más, implantables, podrían revolucionar la sanidad en el ámbito de la prevención, el diagnóstico y el tratamiento de enfermedades; llegando a servir, incluso, a estudiar e investigar los procesos que suceden en ellas.

 

Fuente: Con Salud

Información adicional

  • Post Type: Single Image
  • Image 1 (videos or audio link): Image 1 (videos or audio link)
Visto 1671 veces
+34 902 027 564
info@cobusiness.es
Caucho 1,Edificio 2000 PCTH
21110 Huelva, España

Delegaciones en Sevilla, Madrid y Barcelona